Let’s start/1

Como primer post real, voy a criticar el sistema educativo español (para esto están los blogs ¿no?). Para criticarlo, voy a compararlo con uno que está a años luz del nuestro, el finés.

Según los datos publicados en el Informe Pisa 2009 (informe que se basa en el análisis del rendimiento de los estudiantes a partir de unos exámenes estandarizados que se realizan cada tres años), la educación impartida en los colegios/institutos de España es una de las peores de Europa. Según este informe España estaría entre los puestos 30-33 en competencias básicas como Matemáticas, Comprensión Lectora y Ciencias, en todos los casos por debajo de la media OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico.

Cuando nos ponemos a pensar en las causas que provocan que un pais aparentemente  “desarrollado” como es el nuestro obtenga resultados tan negativos año tras año en un tema tan importante como es la educación no se nos ocurren muchas. Pero en cuanto nos ponemos a comparar nuestro modelo de educación con el de los primeros del ranking; pongamos Finlandia, que es el país europeo mejor situado en el ranking, empiezan a surgir las diferencias: Aquí vamos a comparar las tres mayores por etapas, la formación del profesorado, la atención al alumno y la organización estructural.

En primer lugar vamos a comparar a los profesores: En España, la elección  del profesorado se realiza a través de unas oposiciones en el caso de la enseñanza pública y en el caso de la privada el propio centro contrata según sus preferencias. Las oposiciones a profesor de instituto tienen utilidad 0, para presentarse a estas la única experiencia que deben de tener son las prácticas de carrera por lo que por muchos exámenes que realicen pueden salir profesores realmente malos. Mientras, en Finlandia, simplemente para entrar en la facultad de enseñanza deben poseer “la matriculation examination”, que es un examen que realizan cuando finalizan la secundaria, y haber tenido alguna experiencia con niños siendo ayudantes en un colegio durante al menos tres años. Aproximadamente 2/3 de los “futuros maestros” no consiguen siquiera entrar en la carrera de maestro. Estamos hablando de una exclusividad mayor de la que se da aquí en España con la carrera de medicina. Así la carrera de maestro de primaria goza de un prestigio social en Finlandia como aquí en España la de medicina.

Advertisements